arrow facebook instagram more sep share-facebook share-linkedin share-pinterest share-twitter share sigueme twitter youtube
La Pequeña comeflor

5 razones -de peso- para sentarse a comer en Lima

IMG_0577Sospecho profundamente de las personas que no disfrutan el buen comer. Esa gente que arruga la nariz ante un bocado desconocido, que no se atreven a comerse una grasita, que cuentan cada caloría o que sencillamente no les interesa el placer del paladar y se conforman con llenarse la barriga de lo que sea.

Para mi, la glotonería es el más divertido de los pecados capitales y todo el que sepa apreciar el valor de la vida, debería disfrutar el buen comer.

A mi la genética me hizo menudita, pero AMO comer, encuentro en ese ritual uno de los más excelsos placeres de la vida y jamás me ha importado levantar unos kilos extras si se han ganado a punta de buena y deliciosa mesa. Planifico meticulosamente ese momento en el que se hace una pausa del ajetreo diario para sentarse a degustar alguna maravilla laboriosamente preparada o un plato sencillo elaborado con amor.

Cierro los ojitos para concentrarme bien en el primer bocado, pego brinquitos, pataleo un poco de dicha y hasta puedo bailar brevemente de la felicidad que me produce una comida rica. Me muero de curiosidad por asomarme en las cocinas, me resulta fascinante conocer los ingredientes, los procesos y los personajes detrás de cada maravilla que me como.

Y no, no soy una experta foodie, pero ADORO comer y por eso quiero compartir con ustedes mis 5 razones -de peso- para sentarse a comer en Lima.

IMG_77141 ¡Que viva el ceviche!

Lima está frente al Océano Pacífico y el mar se cuela fresco en todos sus sabores. Dicen que el ceviche -también se escribe cebiche- lo inventaron los pescadores poniéndole limón a el pescado para conservarlo. No imaginaban los doncitos en lo que esto se podía convertir. Esa explosión ácida y salada en la lengua que se mezcla con algún dulzón a veces. La consistencia firme del pescado fresco o quizá un pulpo más firme si lo prefieren. En Lima se come ceviche en cualquier esquina, también sirven versiones elaboradísimas en los restaurantes más gourmet. Sean audaces y cómanlo en todas sus versiones, con mucho o poco picante, con pescados y con mariscos, el de concha negra es una maravilla, si les ponen frutas también son divinos y no dejen de ladito las porciones que lo acompañan, algunas de batata, maíz o vegetales crujientes. Mira, ni el juguito final, que llaman leche de tigra, deben dejarlo ¡Todo para adentro! Los peruanos se han puesto muy creativos con su plato bandera y sólo probando muchos ceviches sabrás cuáles son tus favoritos. Entréguense al pescado crudo, les prometo que tendrán una adicción maravillosa que los hará recorrer el mundo en busca de un buen ceviche y comprenderán que el retorno a Lima es imperativo, porque ahí está el mejor

2 Pisco, te amo

Este aguardiente de uvas se lo disputan entre Chile y Perú. No quiero entrar en discusiones nacionalistas que no me corresponden, pero los peruanos, y especialmente los limeños, han hecho de su preparación un arte. El pisco sour es de las grandes delicias de la vida, esa manera tan sutil de regañar el paladar con su sabor fuerte a aguardiente, para luego deslizarse suave con el limón dulzón y la espumita que lo caracteriza. También deliro por los chilcanos, preparados con pisco, burbujas y jugos de frutas. Me encanta que los peruanos se sientan tan orgullosos de su licor estrella y que lo degusten de muchas maneras, tengan bares especializados en ellos y que te puedas montar en el avión comprando una botella de delicioso Queirolo para traer a casa.

3 Es chifa, no china

Los limeños en su felicidad comelona, abrazaron todas las influencias sin hacerle ascos a ninguna. Por eso en Lima no se va a comer comida china como en el resto del mundo, en Lima se come chifa, que es como le dicen a la comida oriental preparada con ingredientes criollos. Su sabor es explosivo, sus restaurantes pintorescos y lo más divertido es que el limeño promedio acostumbra a comer chifa con Inca Kola, que es un refresco absolutamente peruanísimo, amarillo, con un sabor peculiar y muy dulce. Así que, como verán, el chifa forma parte de la cultura limeña tanto como la Inca Kola, no se lo pueden perder porque es una delicia de porciones abundantes.

IMG_77274 Nikkei

Otra de las influencias que acogió la cocina peruana fue la japonesa y vaya que lo hicieron bien. Las fusiones de estas dos culturas de mar alcanzan niveles épicos cuando se trata de elaborar delicias con pescados crudos, salsas insólitas o ingredientes de una con técnicas de la otra. En Maido, uno de los restaurantes más sofisticados que visitamos durante la gira de 3 Travel Bloggers, tuve la dicha de percibir con todos los sentidos las creaciones de su chef Micha, quien te habla en perfecto limeño coloquial, te mira con sus ojitos rasgados y de sus manos salen maravillas que hablan de sus dos culturas y su propio ingenio.

5 Autoestima gastronómica

Razón tuvo el famoso Gastón Acurio cuando se dedicó con tamaño esmero a pregonar las bondades de la cocina peruana por el mundo. Porque lo que realmente necesita la gastronomía de un país es autoestima para ponerse más bella, creativa y oronda. Una vez que apreciamos nuestros sabores, ingredientes y preparaciones, todo lo que salga de ahí será magia y felicidad glotona. Así que coman criollo, no se pierdan el ají de gallina ni el lomo salteado tan caseros, coman anticuchos de corazón en la calle, entren a las panaderías que hasta el pan es bueno y prueben, prueben mucho, que esa es la única manera de descubrir qué te gusta y que no. Sean audaces, glotones, aprovechen que están en Lima y pueden bajar la comida caminando un montón por la ciudad. Apaguen los teléfonos, dejen el apuro, cierren los ojos, peguen brinquitos, la vida es una y merece ser disfrutada en la mesa.

 

Si quieren ver cuán feliz fui comiendo junto a Arturo y Toya por todo Lima, no dejen de ver este capítulo, abundan mis expresiones de placer glotón y planes para hacer entre una mesa y la otra 😉

 

 

 

  • Que buen post Ari!!!! Mejor descrito imposible!!! Como es hora de almuerzo ya me provocaste, me voy al Chifa!!! Un besote y te espero nuevamente en lima para seguir pecando de GULA!!!!!

  • jaajaja uuuh a ese chifa se le puede agregar un cevichito.
    A ver que me encuentro por ahí que me voy a dar una vuelta.
    Hey pero en serio, nunca me voy de acá (Lima) y creo que es por la comida, chiama…jaja, Saludos!

  • Carolina Contreras 10 August, 2016 a las 10:00 pm

    Sueno con ir al Perú justo para hacer deleitarme con su gastronomia! Luego de comer bastante en donde los peruanos en colegio de ingenieros los domingos en Caracas, y de hacer una lindisima amistad con par de amigos de Lima quienes me han cocinado cosas tan ricas, esta visita la haré si porque si! Buenisimo tu post Ari!

    • Arianna Arteaga Quintero 11 August, 2016 a las 12:44 pm

      Ufff Carolina, tienes que ir a conocer esa ciudad ¿Viste el video? Ahí terminas de enamorarte y de ver todo lo que puedes conocer 🙂

Escribir un comentario