arrow facebook instagram more sep share-facebook share-linkedin share-pinterest share-twitter share sigueme twitter youtube
La Pequeña comeflor

Andita y mis amigas

Andi es mi mejor amiga del mundo de la vida, mi hermana, a la que acudo cuando todo está mal y me refugia. También la quiero a mi lado cuando más feliz estoy. Ahora que me vine a Buenos Aires unos mesesitos es mi esposita perfecta. Compartimos las labores del hogar, ambas trabajamos en casa, salimos al cine, a cenar y como eso del sexo no media porque no nos gustan las niñas, cada quien tiene derecho a tener lo suyo fuera del contrato que nos concierne. Es perfecto. 
Andi es diseñadora y artista, yo soy su fan desde antes de que ella misma supiera que era todas esas cosas. Es sensible al arte Andita, porque de música también sabe muchísimo, estar en su casa es un permanente soundtrack de la vida maravillosamente seleccionado. Hoy puso en su tumblr “friends are girls best diamonds” junto a esta foto que nos tomó a Ama y a mi anoche siempre prestas a modelar para sus experimentos fotográficos. Y tiene toda la razón. Las amigas son todo. Las mías son sensacionales, las adoro y no sería quien soy sin ellas, jamás habría salido de ningún problema si no pudiera acudir a sus múltiples soluciones. Porque mis amigas no se parecen entre ellas, cada una es única en su especie. Las tengo creativas, aventureras, caseras, empresarias, jipis, rockeras, madres, solteras empedernidas y felices. Bellas, son todas bellas y queridísimas. Tengo a las que me acompañan la existencia desde que estábamos en el colegio, las que conocí en la universidad, las de la vida, de los viajes, las de la mala vida también. Ellas saben que Andi siempre ha sido y será mi favorita pero las amo a todas, las amo como loca y se los hago saber cada vez que puedo, son mi muro de contención y mis alas, son lo más bonito, la conjura de mis pesares y alegrías.