arrow facebook instagram more sep share-facebook share-linkedin share-pinterest share-twitter share sigueme twitter youtube
La Pequeña comeflor

¿Cómo empiezo a viajar?

Es una de las preguntas que más me hacen, junto a cómo empiezo a fotografiar y mi respuesta es sencilla: poco a poco y con lo que tienes cerca.

Pero antes existe una pregunta previa que sólo puedes contestarte tú mismo y es lo que más importa ¿Para qué quieres hacerlo?

La respuesta debe salir de las entrañas, debe estar arrastrada por la pasión, por una profunda curiosidad, un gran sueño que cumplir. Tiene que ser una respuesta genuina, real y muy sincera. Cuando lo haces por moda, porque otro lo hace u otra razón sin raíces profundas, el resultado será  igual de superficial y difícilmente llegará a ningún lado, porque hace falta pasión y empeño para cuando lleguen las dificultades de todo camino.

Si la respuesta a esa pregunta es firme y clara, sigamos.

Empieza poco a poco, no decidas que tienes que viajar al Congo, darle la vuelta al mundo, conocer el Asia profunda, ni ser fotógrafo de National Geographic a los dos meses de haber comenzado.

 

Una actitud curiosa, unos ojos bien abiertos y un alma dispuesta a sorprenderse, encontrarán el viaje a la vuelta de la esquina. Sal a descubrir qué no conoces de tu calle, asómate entre las ramas, observa qué pasa sobre los árboles, pregúntale por su vida a tu vecino. Dejarte sorprender por tu entorno, la cotidianidad,  lo que crees que ya conoces. Hazle fotos a tus hermanos, a tu abuela, aprende una receta, averigua cuáles son los platos típicos de tu región y asegúrate de haberlos comido todos. Empieza cerca, por casa y así irás entrenando el gusto por explorar que necesitarás cuando despliegues las alitas y decidas ir alejándote.

Mi experiencia como viajera comenzó por mi país, Venezuela, al que conozco de cabo a rabo y es mi máxima referencia. Comencé a viajar por mi país porque era parte de una tradición familiar y la curiosidad me llevó a insistir, a relatarlo y fotografiar lo que veía.Amo poder salir a conocer el mundo sabiendo que tengo perfectamente claro lo que hay aquí. Cuando en otro paraje lejano me preguntan qué comemos o qué lugares vale la pena visitar de Venezuela, qué se baila, a quién se ora y cómo nos pega el sol, adoro poder decir que la conozco muy bien, ser embajadora de lo mejor de mi país y, cómo no, hablar de sus inmensas dificultades pero también de sus virtudes.

Como digo siempre, no me interesa ser una ciudadana del mundo, me gusta ser una ciudadana venezolana por el mundo. Mi mirada se crió aquí, se arraigó aquí y desde ella salgo a ver el mundo con el alma abierta para que entre todo.

  • Hey chama aveces queremos pero nos hace falta un impulso, algunas veces por miedo no te lanzas peor se que estoy cerca. Gracias por ayudarme. Saludos Ari

  • Que hermoso relato y de gran valor para dejarlr ver al publico joven en que lo que deseas hacer o emprender sea de tu pleno agrado e interes para ser autenticos y sentir el agrado de hacer lo que te gusta y seras exitoso iniciando con credibilidad propia. Gracias por ser tan natural y explicit me encant el blog. Exitos. ❤️

  • Hernán Alvarado P 1 December, 2017 a las 8:11 am

    Esa pasión por la fotografía la estoy descubriendo ahora y disfrutando mucho a los casí 65 años…..! es mi pasatiempo predilecto y me permite estar en el presente, con la gente y lo que me rodea, me lleva también a lo otro, viajar por mi país de poco a poco. Gracias por tu generosidad al compartir tu valiosa experiencia. Un abrazo y mi admiración.

  • gracias por tanto!! ☀️

  • betty arellano de quiroz 1 December, 2017 a las 11:54 am

    Buenos días, soy una seguidora irreversible de tu maní y tuya por añadidura,qusiera conseguir 2 ejemplares de tu libro (tengo una nieta de 9 años y un nieto d 5 ,los cuales estoy motivándolos a leer y me parece un hermoso regalo )de ser posible podria ir a buscalos si tu me los entregas, para conocerte!!! Dios te bendiga mi niña, y sigan. ” Sembrando a Venezuela” saludos y gracias

Escribir un comentario