arrow facebook instagram more sep share-facebook share-linkedin share-pinterest share-twitter share sigueme twitter youtube
La Pequeña comeflor

EL SALVADOR TAMBIÉN ES HERMOSO

Gente de El SalvadorHace un par de meses me tocó visitar El Salvador para rodar un capítulo nuevo de 3 Travel Bloggers.

El Salvador es un país pequeño, mínimo, casi un puntico en el mapa. Pocos sabrían que existe si no fuera por su pasado complicado y violento.

Pero si una lección me ha dejado ser venezolana y viajera en medio de nuestra crisis, es que absolutamente todos los países merecen ser visitados. Que las malas famas sí tienen fundamento, pero que detrás de ellas existe también un universo bonito, un corazón que late, un país que quiere que lo visiten y no sabe por dónde empezar. El Salvador puede ser peligroso, pero también es hermoso.

Al Salvador le pasa como a nosotros, una historia de violencia y un presente complicado los sacó de los circuitos visitables y turísticos. Entiendo que no es para menos, los número no mienten, y ni los suyos ni los nuestros alientan.

Lo que pasa con eso, es que perdemos la capacidad de ver lo demás. Nos arrastra la marea de las malas noticias sin que seamos capaces de ponerlas de lado para ver todo lo bueno que también está pasando. Me han tildado de ingenua por ello, al parecer sufro un exceso de optimismo que raya en la frivolidad.

Explico entonces que reconocer una realidad no es negar la otra.

Sí, San Salvador y Caracas están en la misma lista infame de las 10 ciudades más peligrosas del mundo. Sin embargo, yo he caminado ambas calles y en ellas me he encontrado gente hermosa, amable y sonriente. En ambas he comido delicioso y he visto a quienes preparan esas delicias ofrecerlas con orgullo y cariño. He visto edificios bonitos, gente trabajadora, honesta, he visto historia, he percibido ciudades vibrantes donde la gente ama, se ríe, sale a pasear y aunque muchos no lo crean: se permiten el desparpajo de ser felices.

La realidad siempre es compleja y en medio de las peores tragedias, también están sucediendo pequeños y hermosos milagros.

volcán santa ana el salvador

En El Salvador, ese puntico de tierra, existen más de 75 volcanes. Los hay enormes, pequeños, vivarachos y con ganas de comerse al mundo, otros dormidos y amables se han convertido en bosques, los más audaces abrieron sus fauces y se convirtieron el enormes lagunas de agua clara. Cuando caminé hasta la cima del Volcán Santa Ana y me encontré a la tierra abierta mostrando sus cicatrices de colores, me quedé muda, no podía imaginar que algo con tanta fuerza para destruir pudiera ser tan bonito.

En la costa salvadoreña fui feliz. Tomamos clases de surf en El Tunco y nos reímos un montón. Pero de ese viaje lo que me queda grabado en el recuerdo es la parada en el mercado de pescados del muelle La Libertad. No hubo quién no sonriera. Respondían todas mis inquisiciones acerca de los nombres de los pescados y animaluchos, mi empeño loco en descifrar cómo se llaman los peces de Venezuela y en qué se diferencian a los de afuera, cómo los preparan, de dónde los sacan y cómo se pescan. Recibí abrazos, explicaciones y muchas, muchísimas risas genuinas.

En Joya del Cerén estuve fascinada explorando cómo la ceniza había conservado todo en perfecto estado. Uno siente que se asoma por una ventanita al pasado en esa especie de Pompeya latinoamericana que tan pocos sabemos que existe. En Casablanca me dejaron hacer un trapito pintado con añil, las chicas amabilísimas me explicaron con mucha calma y ni les molestó que no me quedara tan bien como a ellas.

En términos generales, el salvadoreño parecía sorprenderse con nuestro empeño en conocer su tierra. Nos daban las gracias en ocasiones y ponían todo su esmero en complacer a esta visita foránea que tan poco llega hasta sus fronteras. Eso me conmovía.

gente de el salvador mercado muelle la libertad

Mi corazón supo lo que sentía cuando me puse a conversar con Brenda, una de las gerentes del Holiday Inn San Salvador que no paraba de agradecernos la visita. Yo, fascinada con la gente, maravillada con la naturaleza, impactada con la historia del Pulgarcito de América la veía casi extrañada pensando ¿No soy yo la que debe darle las gracias? Entonces me vi a mi misma, aterrada de invitar a cualquiera a Venezuela no fuera a pasarle algo y comprendí la valentía del gesto.

Brenda bonita, te abracé con lágrimas cuando me despedí y espero que este video que hicimos honre tu gesto. Claro que tenemos problemas, yo te entiendo mejor que nadie, pero sólo floreciendo, mostrando lo hermoso, sabiendo equilibrar, atreviéndonos a ver las maravillas que tenemos para ofrecer, seremos los países que en el fondo somos y queremos ser para darnos a conocer.

Si tienen dudas sobre visitar el Salvador o no, despéjenlas con este video:

 

 

 

  • Josclart Ramírez Bracho 2 February, 2016 a las 2:25 am

    Es increíblemente hermosa la manera en que narras tus experiencias.. Cada vez que leo alguna de tus aventuras, me meto en ellas y hasta siento que las vivo junto a ustedes.. Es hermoso lo que haces, vás por el mundo demostrando quienes somos los venezolanos.. Me siento profundamente orgulloso de verme representado por tí en cada pais que visitas. Sigue así, un gran abrazo y tooda la suerte del mundo y mi buena vibra los acompañe siempre.

  • Me encanta lo que escribes sobre nuestro país y es porque así como lo describes es y así somos, tenemos mucho por ofrecer pero no vemos la potencialidad que tiene debido a que nos apena los índices de violencia. Sin duda cuando alguien visita a nuestro país lo ve con ojos diferentes a como nosotros lo vemos y es obviamente debido a que estamos acostumbrados, pero al leerte haces que nos sintamos orgullosos de lo que tenemos.
    Algún día tengo pensado imitarte y viajar aunque por ahora solo es un sueño, pero espero en un futuro poder concretarlo.
    Y sabes que cuando desees regresar este país aunque tiene un territorio pequeño, tiene un corazón enorme y te estará esperando con los brazos abiertos.

    • Arianna Arteaga Quintero 3 February, 2016 a las 4:17 pm

      Gracias, así lo sentí <3 Viaja cuando puedas, trata de poner a un lado las excusas y atrevete, te va a dar tanto de vuelta que no vas a entender por qué tardaste tanto 🙂

  • Hermosas palabras! Pocas veces me he emocionado al leer, y esta vez hasta trate de deshacer uno que otro nudo mientras leia tu experiencia en mi pais. Comparto tu opinion, todos los paises merecen ser visitados!. He tenido la fortuna de haber visitado una gran cantidad de paises, entre ellos Venezuela… tierra de grandes bellezas, tanto de su gente (…bueno… en especial sus mujeres.. jeje), como de tanta belleza natural que los rodea.
    Si bien ya no vivo permanentemente en El Salvador, cada vez que aterrizo en mi pais me emociono, y se me encoge el corazon cuando me marcho. Creo que eso nos sucede a todos cuando vemos la tierra que nos vio nacer.
    Somos chiquitiiiiitos en extension territorial, pero si existiese un estetoscopio gigante, podrian sentir el latido de nuestro pais late a mil por hora!
    Gracias hermana venezolana por tan hermosas palabras, pues es gracias a personas como tu que las fronteras que nos dividen se haga facil romperlas.
    Un abrazo fraterno a ti y a los Travel Bloggers!!

  • Realmente estoy conmocionada, justo en esté momento estoy que no paro de llorar al leer la reseña tan hermosa que usted hizo sobre mi tan amado pais El Salvador. La verdad que aqui hay mucha más personas de bien de lo que imagina y si algo tenemos acá es que acojemos a los que se toman el tiempo de darnos una oportunidad de conocernos con mucho amor. Nos empeñamos en hacerlos sentir como en casa como parte de nuestra peña pero gran familia de Salvadoreños. Si bien nos tildan de violentos por esos “pocos” opacando por ellos por completo las mayorías que sencillamente somos cálidos y acogedores, mil gracias por hablar bien de nuestro pais y por darnos esa oportunidad de conocernos. Cuando quiera venir será mas que bien recibida y tenga por seguro que tiene las puertas abiertas de miles y miles de pequeñas casa acá en El Salvador, el pulgarcito de América.

    • Arianna Arteaga Quintero 3 February, 2016 a las 4:15 pm

      Qué bella Sandra, entiendo perfectamente lo que dices. Así lo viví en El Salvador y así lo vivo a diario en mi golpeada pero hermosa venezuela. Un abrazo enorme!

  • Realmente me llamas más la atención la forma en que se refiere a nuestro pais, alguien quien lo visita por primera vez y se lleve una buena impresion, agradecemos por todo porque de esa manera nosotros esperamos invitarle a que regresen!

  • Yanira de Morales 3 February, 2016 a las 4:19 pm

    Belleza de nuestro país todo lo que uno se pierde muchas veces.
    Gracias por este reportaje

  • Que lindo video

  • A veces, gestos y palabras como éstas, hacen borrar las fronteras, hacen que aumente la fe en el ser humano y que se mantenga la esperanza de ver un futuro diferente y positivo, con posibilidades de ver a nuestra gente no solamente con una sonrisa en los labios, sino con trabajo, comida y techo digno y seguro. GRACIAS por ese regalo a todos nosotros, los salvadoreños y al resto del mundo.

  • El Salvador es un país que me llama la atención visitarlo, al igual que tu querida Venezuela, al ver a varios viajeros que los han cruzado sin mayores inconvenientes, me dan ganas de visitarlos ya. Ojalá en este viaje los crucemos, si no para el próximo =) Buen post! Saludos.

Escribir un comentario