arrow facebook instagram more sep share-facebook share-linkedin share-pinterest share-twitter share sigueme twitter youtube
La Pequeña comeflor

Me gusta Buenos Aires

Me gusta. Me encanta que sea grande, esté llena de librerías. Cuando hace frío la gente se viste más lindo, cuando hace calor se empelotan con estilo. Fabrican los mejores helados del planeta tierra. Adoro sus parques, los Bosques de Palermo amplios, el Botánico tupido y sus gatos, Las Heras con los jipis. Qué loco que antes fuera una cárcel. Me derrito con los paseadores de perros, pero no entiendo qué le pasa a los porteños que se niegan a recoger la caca de sus perros. 
Vuelvo a las librerías: las hay enormes como un teatro, pequeñitas, con cafés, sillones, de estantes altos donde te prestan la escalerita si quieres curiosear, te recomiendan libros, saben de libros, se leen los libros. Están por todas partes. 
Adoro los nombres de las tiendas “Como quieres que te quiera”, “Vos te reís”, “Al queso, queso”, “Cuentaconmigo”. Los restaurantes “El último beso”, “Los Inmortales”, “Siga la vaca”. Los argentinos son creativos, hasta la publicidad me divierte. Desfachatados. Ayer fui a ver una peli argentina “El secreto de sus ojos”, gozan con ellos mismos, se ríen de sus puteadas, sus expresiones, ellos saben que son un hit y se disfrutan. 
Los argentinos son unas divas y unos desatados. No creen en nadie y van con todo tras la conquista y el piropeo. Trasgreden los límites del espacio personal. Pueden resultar molestos en ocasiones. 
Les gusta la música, les gusta el psicoanálisis. Según mi guía de viajes Wallpaper hay un psicoanalista por cada 30 argentinos. Si cada uno tiene por lo menos tres clientes, hagan la matemática, yo no sé sumar. Los números son mi debilidad desde que tengo uso de razón.
En Buenos Aires, o cómo le decimos los venezolanos Güenojaires siempre hay conciertos. A estos panas, como ya dije , les gusta la música. Especialmente el rock and roll, pero inventaron el tango que es hermoso y les da por la cumbia de a ratos.
Les gusta sufrir. A mí me gustan ellos, me divierten.