arrow facebook instagram more sep share-facebook share-linkedin share-pinterest share-twitter share sigueme twitter youtube
La Pequeña comeflor

Yo estuve en la Asamblea el 5 de Julio del 2017

“Al trote, al trote”, “Salgan de aquí”, “Bajen la cabeza”, vociferaba un Guardia Nacional Bolivariano mientras corríamos aterradas detrás del cordón que hicieron ellos, nuestros secuestradores, para salir de la Asamblea Nacional luego de haber permitido que nos sitiaran durante más de 6 horas. El vidrio de las botellas que nos lanzaban cruje bajo mis suelas, un cohetón nos amenazaba con su estruendo de fuego, pero no explota, cayeron varias botellas, gritos, odio. Mucho odio.

Eran las 6 y 20 de la tarde del 5 de Julio del 2017.

Estábamos aterrados.

 

A las 8:30am le escribo a mi mamá para decirle que El Aissami está en la Asamblea Nacional, que si será que vamos a poder asistir al acto conmemorativo por la Declaración de Independencia en el que mi tía Inés Quintero, Directora de la Academia de la Historia, iba a ser oradora la orden. Me responde que Inés ya salió a la Asamblea, que parece que el arbitrario acto oficial se está acabando y que me pasan buscando en 15 minutos.

 

Cuando llegamos, aún había gente vestida de rojo entre las escaleras y el jardín, todo estaba tranquilo, coreaban alguna consigna frente a cámara y respondían mis buenos días con amabilidad.

Estábamos maravillados de poder pasar al Salón Elíptico a ver el Acta de Independencia, la partida de nacimiento de nuestro país. Estábamos orgullosos de que Inés fuera la elegida para hablar por la sociedad civil en esa fecha histórica, cívica. Nos daba mucha emoción y fuimos varios de la familia a verla y apoyarla.

Estábamos contentos.

 

Entramos al hemiciclo, el discurso de Inés es tan poderoso y contundente como esperábamos. Me esfuerzo en grabarlo entero porque es histórico lo que está sucediendo. Dos veces seguidas se levanta el salón entero en ovación y pierdo la cuenta de cuántas veces la interrumpen para aplaudir. No quepo en mi de orgullo. Mi tía la sabia, la historiadora, la defensora de la República, la representante del civismo.

Afuera se escuchan detonaciones unas 5 o 6 veces durante el discurso. Se nota que en la Asamblea están acostumbrados a las perturbaciones externas, uno que otro murmullo, pero todo continúa.

Yo me siento nerviosa.

 

Se acaba, aplausos, abrazos, fotos y salimos del salón para ir rapidito al baño e irnos a casa a celebrar en familia. Casi llegando comienza la locura, los gritos de “entraron, no corran, sigan hasta allá”. Me encuentro rostros aterrados que entran al hemiciclo en busca de resguardo, me tiran la puerta del baño en la cara y sigo hasta el salón donde sesiona la Asamblea. Más tarde me entero que en el baño robaron a varias mujeres con pistola. Desde el tercer piso veo la valentía de los diputados que deciden salir a enfrentar a los paramilitares que atacan la Asamblea Nacional. Se aúpan unos a otros, se envalentonan y salen. Regresan varios ensangrentados. Armando Armas grita “vamos, vamos, aquí no se amilana nadie” con la cabeza partida. Cuando todo pasa veo el charco de sangre que dejó Américo de Grazia en el suelo del jardín. Nos esconden en la oficina de Julio Borges en la presidencia de la Asamblea.

En el chat de mis amigos se comentan los video de un zurdo diciendo que fueron víctimas de la violencia opositora, que venían a entregar un documento. Como si no hubieran entrado en turba con palos y pistolas en la mano golpeando todo lo que vieron. La mentira como arma.

Tengo frío y ansiedad.

 

Me quedo sin batería, Daniel me consigue un cable y recargo el teléfono. Mientras tanto doy vueltas en círculo, veo a Antonio dibujar, me meto en alguna conversación. Comienzo a postear en mis redes parte de lo que viví, recibo mensajes de apoyo, preguntas, solidaridad. Nos asomamos muchas veces a un balcón desde el que vemos al grupo de manifestantes afectos al gobierno que nos matiene ahí sitiados bajo la tutela de la GNB. Me sorprende cuántas consignas tenemos en común, nos gritamos casi las mismas cosas. Cada vez que suena una detonación, celebran dichosos nuestro miedo. Se enfurecen cuando la ambulancia entra a recoger a los heridos y salen. Me sorprende que para ser “pueblo espontáneo defendiendo a la Asamblea tomada por la oligarquía”, tienen tremendo sistema de sonido con el que ponen discursos de Chávez y canciones de su última campaña. Entiendo que hace rato no renuevan su soundtrack, que el chavismo suena anacrónico y que cantar “Oligarcas temblad, viva la libertad” cuando la corrupta cúpula chavista es ridículamente millonaria y el pueblo se muere de hambre y falta de medicamentos, es el absurdo más completo.

Siento una enorme tristeza.

 

Pueden ser las 3 de la tarde, Inés y yo estamos sentadas en un sofá de cuero verde de una salita aparte, el techo es alto y hay una enorme ventana de cortinas vino tinto por la que nos asomamos dos veces y vemos unos libritos en chino de la administración anterior de ese recinto. Hablamos largo de asuntos personales, nos sorprendemos de estar ahí aún, elucubramos qué puede pasar, decidimos cuál puede ser el mejor sillón si nos toca pasar la noche y cómo vamos a hacer con el hambre que ya tenemos a esa hora. Unas informaciones dicen que el plan es quitarnos agua y luz, dejarnos sitiados tres días y otras que a las 6 se levanta el “plantón”.

La GNB, que a los manifestantes de la oposición nos trata con la saña del gas y los perdigones está ahí sin hacer mayor cosa.

Estamos en silencio, mi tía me ve a los ojos y me dice: “Estamos en el ojo del huracán”

Comienzo a sentir miedo.

 

Con el avance de las horas, aumentan las detonaciones, la furia, la ansiedad. Bajo a los jardines y hay cientos de personas lanzadas a su suerte por los pasillos de la Asamblea Nacional engañando el hambre con tecitos de malojillo y alguna galletica compartida entre rumores. Una mujer sufre un colapso nervioso frente a las cámaras, me acerco y un peñasco enorme traspasa la “barrera” de la GNB y me cae justo a los pies. Mi tía María Fernanda ya habló con un diputado que promete sacarnos en su carro de ahí cuando se pueda, no lo perdemos de vista un segundo. Nos dice que puede ser a las 6 de la tarde o a las 11 de la noche.

La presión internacional ejerce fuerza, se pronuncian varios países y los titulares de prensa condenan el acto violento. Llega a la Asamblea un grupo nuevo de GNB, pero esta vez tienen equipos anti motín. Todo parece indicar que la orden de dejarnos secuestrados se levanta y la nueva orden es sacarnos de ahí .

Siento una rabia que me carcome el estómago.

 

“Busca tus vainas y vente, puede que salgamos pronto”. Mientras escribo esto el terror se apodera de mi cuerpo pequeño como si lo viviera otra vez.

Nos amontonamos cerca de la entrada, afuera hay gritos odio y detonaciones, en el medio la GNB con trajes de robocop, cascos y escudos, adentro los diputados, la prensa, el personal de la Asamblea aún con palos en la mano por si acaso se vuelven a meter, nosotros los invitados al acto. La tensión se podía cortar con cuchillo. Se me remueven las entrañas, recuerdo que la última vez que tuve que escaparme así fue cuando los chavistas invadieron la casa de mis abuelos en Caruao y amenazaron con quemarla con ellos adentro. Esa vez la GNB cerró la vía por la Guaira para nosotros sacarlos por Higuerote. El terror de la injusticia. El dolor de enfrentarse al odio.

Decido rezar, me hablan y yo no puedo analizar nada, esto es visceral. Rezo. Rezo avemarías, padres nuestro, lo hago sin disimulo pero en voz baja. Lloro también, no me puedo creer esta situación. Inés sale con Rogelio adelante en un primer grupo, tras ello nos echan a todos para atrás y mi madre y yo entramos en pánico de que pudiese pasarle algo. Mi tía María Fernanda es el aplomo, mi tío Antonio la solidez, me abraza. Hablamos con Roge, están bien.

Se moviliza otra vez la tanda de salidas, nos organizan en grupos de diez, todo es muy confuso. Se da la orden, se escuchan gritos afuera, se acercan los gritos y estamos en la calle. Un cordón de guardias nacionales nos separa de una turba fanática que nos mataría a palo si pudieran, nos lanzan botellas, el vidrio me cruje bajo las suelas de mis zapatos, un cohetón nos roza las piernas, huele a pólvora, hay humo, hay fuego, otra botella nos cae al lado, nos gritan que corramos, que bajemos la cabeza, yo empujo a mi mamá hacia delante para que corra, Antonio me tiene agarrada de la mano, finalmente entramos al edificio donde está la sede administrativa de la Asamblea y el carro que nos va a sacar de la pesadilla. Nos montamos diez personas aterradas en un carro, lucho contra la claustrofobia, arrancamos por la entrada y poco después estamos a salvo.

No entiendo nada, estoy a salvo y no paro de temblar.

 

La avalancha de cariño intenta salvarme de la ola de odio que acaba de ahogarme el alma. Mis vecinos cacerolean frente al balcón, lo siento una serenata de solidaridad y me les uno. Gabo me espera con abrazos, alivio y comida.

 

Yo estuve en la Asamblea Nacional el 5 de Julio del 2017 y ante la barbarie puede ver también el civismo, pude ver la valentía, el aplomo, la fuerza, la solidaridad y la dignidad de todo el que trabaja en ese recinto.

También vi y viví el odio, el abuso de poder, la mezquindad y la rabia.

Cierro con una frases del discurso de mi tía Inés Quintero durante el acto conmemorativo de nuestra Independencia: “Ya va siendo tiempo de eliminar la presencia de las Fuerzas Armadas en la conmemoración de este hecho memorable de nuestra historia y de nuestra vida republicana y comenzar a pensar en la posibilidad de convertir el 5 de julio en una gran fiesta ciudadana.”

 

Aquí les dejo un link de El Estímulo para que vean la noticia formal más allá de mi experiencia: Ataque a la Asamblea

Este es el discurso de Inés por escrito: Discurso Inés Quintero oradora de orden en la Asamblea

Y si tienen un ratico, no dejen de verla pronunciando su discurso, es impecable y contundente:

 

  • Mi linda, momento histórico, lleno de sentimientos encontrados, tan confuso e incomprensible como la realidad del país, ese país que amamos, que hemos caminado, navegado y volado, y que atesoramos. Que tus paticas sigan dejando huella. Un abrazo bien cálido y apreatao, extensivo a tu mami, Ines, Tarito , Gabo y el resto de la gran familia.

    • Ligia Colmenares 7 July, 2017 a las 3:22 pm

      Yo también estuve allí te vi todo el tiempo junto a tu mamá, comparto toda tu narración, la única diferencia a la mía es que fui robada y golpeada con una pistola soy una fe las 3 mujeres asaltadas en un baño. Cuéntaselo a Inés. Se les quiere

  • grande Ari, gracias por tu historia

  • ¡¡Valientes las mujeres Quintero!!

  • No puedo decirte lo que haría de haber estado allí con ustedes en esos momentos. Con cada párrafo sentía lo mismo que tu, pero cerraste con la mejor frase, y mi favorita también, del discurso de tu tía Ines. Vamos a recuperar el país Ari, y vamos a darle el puesto que merece a esta celebración netamente cívica. Un abrazo, que Dios te Bendiga.

  • Samanta Escobar 6 July, 2017 a las 11:59 pm

    Chama que horrible… leo tu narración y la vivo y lloró

  • Comparto tu relato en mis redes… Te necesitamos bien.. la gente que quiere este pais tiene que seguir para recoger los pedazos que nos dejen y volver a construir

  • Rubén Odremán 7 July, 2017 a las 12:13 am

    Es verdad que esa gente los odiaba en ese momento, pero es un odio pagado ( o comprado), estoy seguro de que todos los odiadores allí presentes era empleados de la alcaldía de Jorge Rodríguez o de los que reparten los clap ( creo que Freddy Bernal se ocupa) y eso hace que ese odio no sea duradero luego de que salgamos de esta pesadilla. En cambio el amor y enorme respeto que la gente decente sentimos y permíteme incluirme, por ti, por tu mamá, por tu tía la sabía y por toda tu familia es gratuito y eterno

  • Bravo mi bella!!!! Una maravilla de escrito me hiciste vivir la experiencia

  • Carlos Javier Chacón 7 July, 2017 a las 12:16 am

    Arianna, como decimos aquí, “me quito el sombrero”. He pasado situaciones similares en la universidad que solo han durado si acaso una hora pues logro escapar por algún lado. No me imagino esa mezcla de emociones y angustia . Me alegro que estén bien, gracias a personas como ustedes el mundo se ha enterado de la barbarie. Un abrazo!

  • Poder leer lo que escribes y en mi mente Sentir como rueda una película es realmente Fabuloso! Gracias por transmitir tanta fuerza! Que la vida te Bendiga!

  • Lismary Hernández 7 July, 2017 a las 12:23 am

    Me encanta como vas expresando cada sentimiento, cada emoción, disfruto un montón cada letra, porque en ella marcas lo que vas sintiendo. El torbellino de emociones que te invaden, y quieres transmitir. Excelente. Te abrazo

  • Me sentí ahí con ustedes. Gracias por compartirlo.

    Todo pasa, esta no sera la excepción.

    Dios tenga misericordia de nosotros los venezolanos.

  • Queridas chicas Quintero… reciban un gran abrazo solidario . Yo estoy lejos pero no ausente…. la semana pasas escuche el programa de las dos hermanas con Cesar Miguel y esta mañana escuche a Madre e Hija de nuevo pujando por una mejor opción . GRACIAS POR CREER EN NUESTRA GENTE!!! Cuidense!
    Mery J Lossada Bellorín
    Médico en el extranjero

  • GLoria Saltrón 7 July, 2017 a las 2:48 am

    Terrible experiencia. Si verla por streaming es angustiante, vivirla debió ser aterrador.
    Una razón más para salir de estos bárbaros, de esta larga penitencia y empezar a reconstruir el
    pais de la gente decente que somos mayoría.
    Un abrazo grande , esto va a pasar pronto.
    Sigamos.
    Éxitos con el nuevo programa.
    Dios bendiga a Venezuela.
    @sabadodgloria

  • Será posible erradicar tanto odio y resentimiento …. ???
    … no lo sé…. ☹️
    Yux

    • Gracias por compartir esta lamentable vivencia, estoy segura saldremos de esto porque la solidaridad y respeto por el ser humano es lo que caracteriza a la mayoría de los Venezolanos, esa minoría cruel, revanchista solo ostenta un poder usurpado, bajo la trampa y mentiras. Por eso nuestra obligación como ciudadanos, que queremos la Venezuela libre y próspera, debemos apoyar y acompañar a los valientes Demócratas que hoy nos resprensentan en la Asamblea y a nuestros valerosos estudiantes en la lucha y rescate de nuestro país.

  • Yo estaba pegada al televisor ….pues la admiro mucho y sabía que sería brillante…..pero nunca me imaginé el terror de uds..pensé que estaban resguardadas y con refrigerios y bebidas….me asombra todo esto……que pesadilla…..lo siento mucho mi niña……besitos…

  • muy bueno tu texto, refleja muy bien lo vivido.

  • Excelente tu narración. Lograste transmitir el terror y la agonía de las horas vividas. Heredaste el temple de las Quintero. Y debo agregar que escribes igual de bien. Felicitaciones y un abrazo solidario.

  • muy querida Arianna , gracias por transcribir tu vivencia que ayer de viva voz nos relato tu Tio
    Antonio, mi adorado cuñado, muy similar por razones obvias. No puedo sino llorar de la indignacion que ustedes, familia y amigos, así como
    desconocidos hayan sido presa de tan vulgar ataque del regimen y su miseria de espíritu…. pero me quedo con tus palabras positivas sobre la valentía y solidaridad de otros, que dia a dia con su ejemplo construyen el país digno que merecemos! me quedó con las palabras de nuestra admirada Inés, ejemplo del ciudadano de primera, decente, culto, luchador, modelo de progreso y de democracia! Gran abrazo para ti y Valen, ya a AQ se lo di en persona. Te quiero y admiro mucho, Chechi

  • En estos tiempos de desinformación extrema, testimonios como este son necesarios…

  • Sentí tu miedo, como venezolana lo siento!esto no debe seguir pasando, todos somos VENEZOLANOS!! Todos debemos respetarnos y rescatar a nuestro país. Gracias por tu relato, espero que a pesar de ti miedo sigas sembrada en Venezuela como tú mama

  • Historia Arianuchis, esto es historia y será anécdota, pasado, testimonio de este tiempo oprobioso que tiene que acabar, qué va a acabar, qué acabará, condenado está a acabarse.
    Venezuela será nuevamente el hermoso escenario que nos vió nacer.
    Te quiero y respeto y a tu madre que es patrimonio nacional de este país como también lo es tu tía La Sabia
    Dios las bendice.
    Emilia Lee/Lamujerdeabril

  • Un abrazo grande mi pequeña come flor!!! Enseñaremos a comer flores a quienes hoy no comen sino puro cuento.

  • Maria Elena Aponte Istúriz 7 July, 2017 a las 10:47 am

    “Muchas veces tu mamá ha dicho cosas hermosas de ti,ahora yo te digo “única hijita” de Valentina,gracias mil por ayudarme a llorar,a soltar el dolor que siento ante lo jamás pensado en nuestra amada Venezuela.
    Tus palabras claras y sencillas dicen Todo y más…
    Duele y duele…
    Siento mucho que pasaran por esa angustia,cuando lo que merecían era esa Fiesta familiar y nacional.
    Sólo me aferro a las palabras de un místico hindu “ESTO,TAMBIEN,PASARA”…
    Y la certeza de cada palabra de tu tía Inés”la sabia”,sera para nuestros niños: la historia que lean en sus libros y que todos los pasajes dolorosos de los últimos tiempos,les sirvan para Valorar y Honrar a esos hombres y mujeres demócratas,valientes y de civismo,que conocemos y que en estos tres meses de calle,de reuniones,de aportes,de ideas,han mostrado lo mejor de si.
    Y sigo tomando palabras de Valentina Quintero,fiel ejemplo de la Venezuela noble,la del pueblo pacifico,como decía mi mamá “sembradaenVenezuela” sigue estando la semilla de la Paz… que dará frutos maravillosos para tus hijos y mis nietos.

    Dios te bendiga muchachita,así te veo ( escuchando a tu mamá mencionarte )
    Gracias hermosa y valiente mujer que recibes el gran legado de mostrarnos a nuestra tierra…

    Sigue disfrutando,día tras día tus recorridos y aventuras…

    Exito bendecido del nuevo Programa a “cuatro manos y a cuatro piernas” y mucho a dos Corazones llenos de autenticidad e integridad.

    Eres mi familia,eres parte de todas las familias venezolanas,de los que amamos cada línea escrita por tu mamá,en “Todo en Domingo”,en sus Guías,que amamos cada Bítacora compartida.

    Prepárate a narrar los días de fiesta y celebración,que vienen y serán muchos…

  • Las #Quintero no podían estar en otro lugar porque uds son #venezuelaunida #VENEZUELAHERMOSA #venezuelaprospera
    Gracias a Dios y la Virgen del Valle todas bien .
    Nada es casual y las pruebas tienen un para qué…
    El mundo vio TODO y Dios también.
    Muchas bendiciones a uds y a toda la gente demócrata que estaba en el lugar.
    Mi abrazo inmenso y a Dios las gracias por cuidarlas.
    Pronto veremos #LIBERTAD
    Besos desde Margarita.

  • María Alejandra Ochoa 7 July, 2017 a las 12:06 pm

    Cuanto me alegra que salieran con bien de esa pesadilla, que bueno que con tus dones de comunicadora social puedas documentar el momento que forma parte de nuestra historia. Brillante el discurso de tu tía Inés, desde pequeña siempre le pregunté a mi mamá el por qué de los desfiles militares en todas nuestras fechas patrias y ahora que soy grande no lo entiendo aún. Voy a compartir tu testimonio porque es importante que llegue a muchos.

  • Da tristeza como todos los cuerpos de seguridad del estado han dejado de ser los garantes del pueblo y pasaron a ser sus verdugos, que todo pasara frente a la mirada complaciente de ellos es la mejor demostración de su complicidad. La trasmisión a través de VivoPlay fue como una película de terror, pudimos deleitarnos con el discurso de la tan erudita Ines Quintero y de manera contradictoria ver el encarnizamiento que los asediada, así nos encontramos como país, ese día memorable quedo plasmado en un secuestro como se encuentra nuestra nación. Me alegra que tu y tu familia estén a salvo.

  • hola amiga arichunis podrias darme permiso o que ´posibilidades , para continuar alargando tu relato y compratirlo en un concurso de XVIII CERTAMEN LITERARIO “VILLA DE MENDAVIA” (España) escribeme a mi correo

  • Arianna un abrazo muy fuerte para ti y Valen. Mi solidaridad absoluta para la familia Quintero, sobre todo para sus valientes mujeres. Pronto saldremos de ésta barbarie, la luz libertaria está cada vez más cerca!!
    Besos.

  • Nora Winckelmann 7 July, 2017 a las 1:15 pm

    Que valientes. Las admiro. Vamos a recuperar este país donde hay tantas mujeres maravillas. Viva Venezuela

  • Lisette Behrens 7 July, 2017 a las 2:20 pm

    Leyendo esa tragedia vino a mi memoria. Lo mismo que pasamos varias mujeres en el cne. Época del difunto tirano. Con la diferencia que en es época eran los mismos Pepe se llamaban los círculos bolivarianos y eran muchísimos más. Hicieron lo mismo , pero tiraban bombas lacrimogena por las ventanas y como él cne no está grande

  • Lisette Behrens 7 July, 2017 a las 2:23 pm

    No teníamos donde escondemos , votos todo el mundo buscando refugiarse. Nos metimos en una oficina debajo de escritorios para protegernos de la piedras y botellas que lanzaban ya habían partido los vidrios de la ventana. Cuando creimos sentirnos protegidas nos empezaron a gases

  • Mujeres talentosas

  • Que miedo cuando me entere de lo que estaba sucediendo, por todas las personas que estaban allí. Últimamente siento mucha melancolía y tristeza por lo que vive mi país, no me encuentro allí para luchar físicamente pero en mente y corazón estoy alla, gracias a dios están bien. Todo esto es histórico y vamos a salir de esto,

    Estamos cerca del camino.

    Dios las cuide, las admiro y las quiero! fuerza!!!

  • Hunìades Antonio Urbina-Medina 7 July, 2017 a las 9:08 pm

    Arianna, te conocemos a través de tu mama tanto vi tus intervenciones, pero estecescritoves contundente, veraz, demuestra el coraje de “las Quintero”de la sabia, de la viajera y decsu hija.bravo.un abrazo y fortaleza

  • Karla Henriquez 7 July, 2017 a las 9:22 pm

    Esa rabia la conozco. La sentí de cerca cuando el hombre nuevo irrumpió en mi casa y a mi hijo de trece años lo encañonaron amenanzandolo de muerte si mi esposo y yo no les entregábamos todo lo que teníamos. Lo que tú sentiste en la asamblea, lo sentí yo en mi propia casa. Secuestrada, aterrada, durante horas. Recé, repetía como un mantra el Padre Nuestro, el ave Maria al tiempo que le entregaba a los malandros, cargados de odio, el trabajo de toda mi vida. Solo quería que tomarán todo y se fueran. Así fue. Sobrevivimos. De la misma manera esa gentuza tiene que salir de nuestro país. Así será. Aunque advierto que lo más valioso que se llevaron fue mi paz, la de mi hijo, la de mi esposo y la de mi madre que lamentablemente estaba allí. Todavía no la recuperamos.

  • Jesús González 7 July, 2017 a las 9:35 pm

    Gracias por tu relato, lo comparto con la esperanza que en unos años facebook me lo recuerde y cuando lo vuelva a leer, sea parte de un recuerdo y esas imágenes del asalto sean reseñadas como lo que son, furia, rabia y locura de quien no tiene la razón.

  • El discurso de Inés fue premonitorio ante tanto presente

  • yudersi de montiel 8 July, 2017 a las 3:58 am

    al leer tu relato me traslade ,vole y senti como tu corazon palpitaba,oli el horror del odio pq se huele el amor y el odio deja un sabor amargo ,pero en m

  • Gracias por compartir tu experiencia. No tenía idea de que escribes tan bien. Me hiciste llorar. Espero que toda esta angustia valga la pena, que pronto cobre sentido todo lo que estamos viviendo ahora. Un abrazo.

  • Recostada en mi cama, un domingo lluvioso y nublado, impedida de salir a jugar tenis y compartir un rato con mis amigas, es un ritual dominguero para liberar presiones y arrancar la semana con optimismo. Busco mi portátil, decidida a escribirle algo a mi pareja que esta pensando en irse del país, no aguanta esto tiene mil razones que me asoma y me topo con tu blog….lo primero que leo, tu estadía en la Asamblea……Mucho susto vivieron pero mas valentía y solidaridad entre los secuestrados, definitivamente aquí hay mucho país para compartir, reconstruir y levantar y yo quiero ser parte de ese proceso….Estoy esperando a que inicie tu programa de TV,,,existo y felicidades a ti a tu orgullosa madre…..ya comenzó¡¡¡¡¡

  • Excelente narrativa, lo mejor de la historia es hacer historia y eso fue lo q hicieron ustedes valientes. Feliz libertad celebraremos pronto

Escribir un comentario